Majo Lois

Mindfulness y el hambre emocional

Tenemos en el día cuatro oportunidades para estar presentes en el presente. Cuatro ingestas que pueden convertirse en momentos de pausa, autocuidado y nutrición genuina.

Antes de entrar en tema, te pregunto y respondete con total sinceridad:

– cuántas veces al día comés?

– cómés registrando una real sensación de hambre, por aburrimiento, ansiedad o hambre emocional?

– creás espacios de ayuno por no tener tiempo de comer?

– estás completamente consciente al momento de comprar, preparar y llevar los alimentos a tu cuerpo?

– comés mientras mirás el teléfono, trabajás o mirás la tele?

– cómo te sentís luego de comer?

– tenés irregularidades con tu sistema digestivo?

Durante muchos años estudié mucho el mundo de la nutrición no inflamatoria desde la mirada de la cocina, experimentando en mi lo que aprendía. Me fui dando cuenta que muchos de mis malestares físicos y  rayes emocionales iniciaban en comer mal.

Confieso que fui muy dogmática en materia de nutrición, quizás lo necesité para ordenarme, pero luego seguir reglas que crearon otros no me hizo bien. 

Hoy mi dieta es 90% vegetal con agregados pequeños y puntuales de lácteos, pescado, alcohol y gluten. 

Rechazo expresiones como » postres sin culpa, permitidos » y todo lo que demoniza un acto tan profundamente sensual y vital como el comer.

Mindfulness me ha dado las herramientas para comer sin estrés, pausando y observando mis  elecciones de alimentos, para cultivar salud.

Tené en cuenta que en el intestino viven millones de neuronas.

Se conectan con el cerebro por neurotransmisores y esencialmente por el nervio vago.

Saliendo de la poesía de » las mariposas en la panza» que es una evidencia real de esa conexión, entendamos de manera simple porqué es importante tu nutrición para tu vida emocional.

Una microbiota saludable y diversa producirá por ejemplo hormonas como la serotonina, clave para crear sensaciones de bienestar.

Una microbiota empobrecida producirá por diversas razones inflamación y un tejido digestivo inflamado se hace mas permeable a volcar al torrente sanguíneo sustancias no deseables que tu sistema inmune detectará como 

peligrosas y lo pondrá en alarma.

Un sistema inmune alarmado constantemente por una alimentación tóxica genera mas inflamación, y así el círculo continúa, creando enfermedad al cuerpo y desequilibrio a las emociones.

Pausá y aplicá la atención plena al momento de comer para reconectar con tu sabiduría interna.

Suscríbete para recibir mis emails conscientes.

Sin información inútil, sin hacerte perder el tiempo. Solo con contenidos mindfulness que te ayudarán a mejorar tu medida de bienestar.

Comienza a meditar conmigo hoy mismo.

Completa el formulario con tus datos y recibe en tu mail una de las meditaciones más escuchadas por mis alumnos.

Son 10 audiomeditaciones guiadas + 11 prácticas mindfulness.
Empezá a preparar tu 2023 hoy mismo!