Majo Lois

Mi histerectomía en modo mindfulness

El 3 de enero es una fecha que no pasa desapercibida. Ese día, ahora hace 3 años, tuve mi histerectomía debido a miomatosis. Cada año escribo sobre mi vivencia porque es tan rica y significativa que me sigue nutriendo, porque se siguen acomodando emociones.

Una histerectomía, en sus diversas formas y como solución a diversas patologías, es un proceso siempre removedor. Es un duelo que hay que procesar, como otros duelos seguramente con otros órganos pero éste en particular tiene una carga simbólica y hasta cultural muy fuerte para nosotras.

La maternidad sigue siendo un valor que pesa enormemente en nuestra cultura y discrimina aún a las mujeres que no la elegimos.

Para mi fue clave tomarme el tiempo de duelar mi útero antes de la cirugía, despedirlo, prepararme armando un grupo de profesionales que me guiaron ( mi médico, una osteópata, mis profesoras de yoga, mi instructora mindfulness , mi entrenador físico, una nutricionista ) y también clave un tiempo para reconocerme en ese nuevo cuerpo.

Tuve la suerte de tener un equipo médico increíblemente empático y compasivo, muy sostenedor, pero siempre tuve claridad que ellos resolverían una parte importantísima del proceso, pero no todo. Por eso busqué sostenerme desde otros lugares y ese es mi principal consejo para quienes estén transitando este proceso.

Segundo consejo: la soledad y la búsqueda de info en internet son los peores aliados que podemos tener. Yo misma recorrí ese camino oscuro donde me convertía en una mujer sin orgasmos, deforme físicamente y sufriente para siempre.  Decidí salir y no volver.

Hoy me celebro. Amo cada día más toda la energía que reside en mi vientre. Mi útero ya no está pero su energía les puedo asegurar que late allí y de manera mucho más libre que antes.

Al menos para mi esta cirugía tuvo múltiples capas, físicas, emocionales y energéticas. Y a cada una la recibí y la trabajé.

Desde que escribo sobre mi histerectomía a lo largo del año recibo innumerables mensajes de mujeres. Algunas agradecen, otras me cuentan sus procesos, otras llegan con preguntas que intento responder pero con una guía que se basa en esto: háganse de un equipo de apoyo de profesionales que informe, sostenga, no crean todo lo que leen y reciban todo lo que el proceso trae.

Habrá dolor, miedo, rechazo, negación pero también plenitud, alivio y calma.

En inglés hay dos palabras para definir lo mismo; uterus para nombrar al órgano físico y womb para nombrar ese espacio energético. Mi uterus ya no está pero mi womb me nutre cada bendito día de mi vida. 

Suscríbete para recibir mis emails conscientes.

Sin información inútil, sin hacerte perder el tiempo. Solo con contenidos mindfulness que te ayudarán a mejorar tu medida de bienestar.

Comienza a meditar conmigo hoy mismo.

Completa el formulario con tus datos y recibe en tu mail una de las meditaciones más escuchadas por mis alumnos.

Son 10 audiomeditaciones guiadas + 11 prácticas mindfulness.
Empezá a preparar tu 2023 hoy mismo!